Si no ve correctamente este boletín por favor de click aquí.

     

No hay razones para una recuperación

 
Dinero en Imagen

07 DE ENERO DE 2020

La esperanza de una ligera reactivación de la economía mexicana en el 2020 no tiene ninguna base real, lo más probable es que entremos en recesión y que este año se profundicen las malas señales.

Hay quienes consideran que los números rojos de la economía mexicana se deben a la elevada tasa de interés que mantiene el Banco de México.

Gerardo Esquivel, amlover y subgobernador del Instituto Central quiso, el 19 de diciembre del año pasado, que Banxico fuera más agresivo y bajara la tasa medio punto porcentual. A su vez, desde la oficina de la Presidencia, Alfonso Romo ha manifestado que se necesita que Banxico baje la tasa para que la economía crezca.

Sin embargo, el problema de la economía mexicana no es de origen monetario, más bien se debe a una falta de confianza en la estrategia económica de este gobierno.

Esa falta de confianza se genera con declaraciones del primer mandatario en contra de la iniciativa privada y en acciones concretas, como la cancelación del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de Méxcio (NAIM), la cuasi derogación de la reforma energética del sexenio pasado y el continuo cambio en las reglas del juego para los inversionistas.

No obstante la realidad que llevó a la economía mexicana a la contracción en 2019, hay quienes todavía confían en que se generará una ligera reactivación en los siguientes doce meses.

Hay quienes piensan que la entrada en vigor del T-MEC será gasolina para la economía mexicana.

Sin embargo, los efectos de esta nueva versión del tratado no se producirán por el simple y sencillo hecho de que el comercio entre Estados Unidos, Canadá y México ya estaba activo gracias al TLC, un tratado más favorable a México que el T-MEC.

Otros aseguran que habrá reactivación por  el compromiso del sector privado de invertir 859 mil millones en el Plan Nacional de Infraestructura.

Habrá que decir que este compromiso de inversión es menor a lo que el sector privado ha hecho anualmente en los últimos cinco años y que para muchos, se trata sólo de un compromiso de carácter político que no necesariamente se cumplirá.

En la Junta de Gobierno de Banxico del 19 de diciembre del año pasado, dice el comunicado,  “la mayoría de los miembros señaló que en un entorno de marcada incertidumbre, el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja”.

Y también la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno mencionó que es necesario atenuar otros factores de incertidumbre, como la gobernanza la certeza jurídica y la inseguridad.

En términos generales, los pronósticos indican que la economía mexicana podría crecer alrededor del uno por ciento este año. La verdad es que no hay bases para suponer una reactivación, en la medida que las condiciones que desplomaron la economía no han variado.

El gobierno mantiene una estrategia económica equivocada: la falta de seguridad jurídica se mantiene y los cambios en las reglas se siguen produciendo. Si la estrategia no cambia, no hay razones para suponer resultados diferentes a lo que se vieron en 2019.


< regresar