Si no ve correctamente este boletín por favor de click aquí.

     

Reflexiones T-MEC

 
Dinero en Imagen

17 DE DICIEMBRE DE 2019

En la semana se firmó un acuerdo modificatorio al T-MEC: una renegociación sobre algo ya negociado que se explica por un tema político en los Estados Unidos.

Es una realidad que cedimos ante el país dominante de la región. Aun así creo que nuestra actitud debe enfocarse en quitarnos el lastre de lo que se dejó en la mesa y pensar cómo podemos usar este acuerdo en beneficio de nuestro país.

Por congruencia voy a dejar de lado los argumentos que critican, únicamente, lo que se acordó. Es un hecho que varios son ciertos y con fundamento. Por ejemplo, los que dicen que se cedió demasiado, que fuimos entreguistas, que se daña la competitividad y a la industria del país y que, al final, dejaron de lado al sector privado, entre otros.

Creo que la actitud es pensar en positivo. Es decir, en lo que ganamos hoy y lo que podemos esperar en los próximos años.

El primer punto que debemos entender es que con la ratificación de este tratado, México permanece como parte de la región de América del Norte que, cuanto a tamaño e impacto, es el área económica más grande del mundo. Esta membresía se debe utilizar como una palanca de desarrollo.

El segundo punto es que nuestro gobierno fue un negociador bastante pragmático. Dejó de lado su carga ideológica. Entendieron que era muy importante cerrar el capítulo a la brevedad para dar certeza. Se dio la coyuntura y la aprovecharon.

Si esta visión que tuvieron en el área comercial se pudiera llevar gradualmente a otros temas, podríamos ver un camino a un mejor desempeño de la economía en los próximos meses.

El tercer punto es que las concesiones al gobierno republicano y al congreso demócrata nos ponen en un punto que nos puede dejar fuera del ciclo político electoral que está por comenzar en Estados Unidos, a principios del año que viene. El quitarnos un riesgo político es algo muy bueno.

El cuarto punto tiene que ver con lo que está pasando en el mundo y, particularmente, entre Estados Unidos y China. Estos dos países son hoy las potencias económicas  y políticas más importantes a nivel global. En aspectos económicos, hoy compiten por ser quien lleve la delantera en tecnología.

Esta realidad hace que ya no sea sostenible el esquema con el que China creció en  los 80 y 90 y los primeros años de este siglo: exportando a los Estados Unidos.

Los datos muestran que China es el principal socio comercial de Estados Unidos.

Si México aprovecha la coyuntura T-MEC junto con las tensiones naturales entre las dos potencias puede buscar posicionarse y desbancar a China como el primer socio comercial.

El quinto y último es que, a pesar de que algunas cosas pueden no gustarnos en principio, si se usa la coyuntura a nuestro favor saldremos fortalecidos.

Por ejemplo, nos quejamos de los vicios que hay en el tema sindical. Igual y es un área de oportunidad para mejorar en esa parte.

Otro ejemplo es la regla de mayor contenido regional la cual puede ser un área de oportunidad para mejorar nuestras cadenas de valor locales y sustituir algo de lo que viene de fuera de la región.

 Es un hecho que a nadie le gusta ceder. Pero si se hace un balance global de la situación creo que es positivo porque abre áreas de oportunidad importantes.

La certeza que da es crucial en nuestra coyuntura.

El reto va a ser aprovechar el T-MEC.


< regresar