Si no ve correctamente este boletín por favor de click aquí.

     

Complicada la ratificación del T-MEC en EU, reconoce Behar

 
La Jornada

12 DE AGOSTO DE 2019

La aprobación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (TMEC) será difícil en el Congreso estadunidense por la negociación entre republicanos y demócratas, ya que si éstos pretenden renegociarlo en algunos temas “se abrirá una caja de Pandora” porque tendrá que revisarse todo, advirtió Salvador Béhar Lavalle, quien fue jefe negociador adjunto de la Secretaría de Economía (SE) durante el sexenio pasado.

Para México, dijo, sería muy difícil hacer algún cambio al TMEC sobre todo porque el Senado ya lo aprobó, fue promulgado e incluso publicado en el Diario Oficial de la Federación por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

México ya cumplió con algunos de los temas que preocupan a los demócratas como en el laboral, donde incluso ya aprobó una nueva reforma al respecto pero “siempre hay alternativas de diálogo si conocemos las propuestas”, declaró Béhar, entrevistado en el Colegio de México (Colmex).

Fernando de Mateo, quien durante años fue embajador de México ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), consideró que para México es urgente que sea aprobado el TMEC para contar con “seguridad jurídica” mediante el mecanismo de solución de controversias, sobre todo ante el riesgo de que a finales de 2019 deje de funcionar adecuadamente el órgano de apelaciones de la OMC porque quedará sólo una juez.

Béhar Lavalle dijo que si bien existe la oportunidad de que el TMEC sea aprobado en septiembre cuando el Congreso estadunidense reinicia labores, acotó que “es una coyuntura difícil porque hay campañas y ese país está en la víspera de la reelección del presidente Donald Trump. Definitivamente, remarcó, el reto más difícil es que sea aprobado en Estados Unidos porque “en el parlamento de Canadá es un paso menos complicado”.

Aclaró que no hay plazo para que el TMEC sea aprobado en esos países para que entre en vigor, pero tampoco se trata, dijo, de que “sea letra muerta”. Urge su aprobación en el sentido de que es el nuevo tratado que regirá las relaciones comerciales de los tres países con nuevos beneficios para todos, pero acotó que cada nación dictará sus propios tiempos, como lo hizo México, y mientras tanto sigue vigente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

A su vez, De Mateo advirtió que México no debe aceptar que se ligue el comercio con cualquier otro tema como ocurrió a finales de mayo, cuando Trump amenazó a México con imponer un arancel generalizado y progresivo a todos sus productos si no detenía el flujo de migrantes.

Una solución muy simple para evitar que se repita un problema similar, dijo, es que utilizar un mecanismo de solución si México no cumple con sus compromisos ambientales o laborales, como piden los demócratas si ya no opera el órgano de apelaciones de la OMC.

Por eso se requiere que se apruebe el TMEC, pero no se sabe qué tanto los demócratas utilizarán el tratado “como arma política”, como ya lo hace el presidente Donald Trump porque necesita darle a su electorado, sobre todo al agrícola, la seguridad de que sus productos contarán con un mercado como es México, comentó de Mateo, quien actualmente es coordinador del diplomado de Negociaciones Comerciales en el Colegio de México, donde ayer egresó la generación 2018-2019 y se di la bienvenida a la siguiente.

En representación de Graciela Márquez, secretaria de Economía y de quien se esperaba brindara una conferencia magisterial en el Colmex, acudió Víctor Manuel Aguilar, jefe de la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales (UPCI) de la dependencia, quien señaló que se debe fortalecer a la OMC, como una estructura de gobernanza para el comercio mundial, ante el incremento del proteccionismo y las tensiones comerciales “así como la parálisis en la que a fin de este año podría caer su mecanismo de solución de diferencias”.

 

 


< regresar