Si no ve correctamente este boletín por favor de click aquí.

     

Especialistas no prevén mejora económica a corto plazo

 
La Jornada

09 DE AGOSTO DE 2019

El retroceso en el consumo privado de 0.2 por ciento en mayo refleja la cautela que prevalece entre los consumidores del país ante la incertidumbre que existe de conseguir empleo o mantener sus fuentes de ingresos indicaron especialistas, quienes no prevén una mejora en el corto plazo.

En entrevista con La Jornada, Pedro Tello, analista en temas económicos y financieros, indicó que así como el comportamiento de la inversión productiva refleja el estado de ánimo de los empresarios, el desempeño del consumo privado en el mercado refleja la cautela que comienza a predominar entre el consumidor mexicano quien ya no tiene seguridad de la permanencia de su empleo o sus fuentes de ingreso como sucedía a finales de 2018.

Ante ese último factor, dijo, el consumidor comienza a ser cauto, lo cual fortalece el diagnóstico de debilitamiento del motor de consumo nacional.

José Luis de la Cruz, director de Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) dijo a La Jornada que el debilitamiento se percibe en la adquisición de bienes, sobre todo los importados, lo cual se explica por la menor capacidad de compra en comparación al mes anterior, aunque a tasa anual el avance es marginal.

Al ser inquirido sobre si la cifra dada a conocer por Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) es motivo de preocupación, De la Cruz explicó que solo por el tamaño de la población del país, el indicador debería estar creciendo a tasas superiores al 1 por ciento. “Cualquier cifra por abajo de esa cantidad ya empieza a reflejar que las familias están sacrificando parte de su consumo”, dijo.

Abundó que las las cifra muestran las familias mexicanas están posponiendo la compra de artículos como lavadoras, licuadoras, pantallas de plasma y todo aquello que no es estrictamente urgente en el corto plazo.

“Nada hay que garantice que en el 2019 habrá un repunte consistente y sostenido del mercado interno”, dijo Tello al ser inquirido sobre una posible mejora, aunque acotó que es posible que las cifras de agosto sean mejores, pero esto se deberá a la compra de útiles escolares que hagan las familias mexicanas, mientras que a finales de año también habría una mejoría derivada de El Buen Fin y las compras que hagan con el aguinaldo, así como la derrama generada por las vacaciones, pero en estos casos serán repuntes estacionales.

Por su parte De la Cruz sostuvo que una mejoría dependerá de tres factores. El primero de ellos es el mercado laboral, pues al final de cuentas, la generación de empleos impulsa el consumo, sin embargo las cifras de junio publicadas por INEGI y por el Instituto Mexicano del Seguro Social apuntan también a un debilitamiento.

El segundo factor es la inversión y crecimiento, que generan empleos, pero este caso comentó que en el mejor de los casos, es posible que empiece a fluir para inicios de 2020, salvo que algo raro pase como podría ser los efectos de la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

Un tercer factor es el índice de confianza del consumo del consumidor, aunque se prevé en una perspectiva a corto plazo durante 2019 se mantenga debilitado, por lo que en suma se estima que el consumo no repunte.



< regresar