Si no ve correctamente este boletín por favor de click aquí.

     

Rumbo económico de México en un escenario recesivo

 
Dinero en Imagen

05 DE JULIO DE 2019

México está lejos de un escenario de crisis económica, sin embargo, ante la debilidad en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y el subejercicio en el gasto, además de presiones externas, sí hay un riesgo de recesión en el país en los próximos trimestres, señaló Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

“De crisis estamos lejos, sobre todo porque vemos el índice de morosidad que está bajo, inclusive si lo comparamos contra la crisis financiera de Estados Unidos. Aquí, la cartera de crédito sigue siendo positiva, pero sí ha disminuido su tasa de crecimiento como consecuencia de la desaceleración económica, entonces no vemos entonces factores que pudieran propiciar una crisis, sino factores de recesión”.

Entre estos factores resaltó que se encuentra la caída en la inversión privada a consecuencia de la incertidumbre que hay en el país y la disminución de la inversión pública, a raíz de las políticas de austeridad.

En este sentido, destacó que estos dos factores también están relacionados con la disminución en la generación de empleo y que mantener un subejercicio en el gasto público sería uno de los principales factores internos que acentúen la desaceleración económica en el país, ya que comenzará a afectar los indicadores de consumo.

En conferencia de prensa señaló que este escenario de desaceleración económica podría agudizarse en 2020 y 2021, toda vez que se anticipa una recesión económica en Estados Unidos y a nivel mundial, lo que también afectaría el desempeño económico de México.

Agregó que Banco Base estima que el crecimiento económico del PIB para México se ubique en 1 por ciento para este año y 1.6 por ciento para 2020.

De concretarse este escenario, México tendría las tasas de crecimiento más bajas de los últimos 20 años, señaló Gabriela Siller. Insistió en que el gobierno debe centrar sus esfuerzos para generar certidumbre.

“Es clave mejorar la percepción de riesgo sobre México, porque una mayor incertidumbre, sí puede provocar una recesión sobre todo por la caída de inversión y una mayor desaceleración sobre el consumo”.

CALIFICACIONES

Con la desaceleración económica que se está observando, la caída en la inversión pública y privada, y la incertidumbre sobre las políticas para fortalecer a Pemex, el riesgo de que las calificadoras reduzcan nuevamente la nota de Petróleos Mexicanos y del soberano es persistente.

“Ya en julio se conocerá el Plan de Pemex, no creemos que las calificadoras actúen de inmediato, pero dependiendo de la viabilidad de los proyectos que se incluyan en este plan y el avance en la ejecución de las medidas de fortalecimiento a las finanzas de la petrolera, las calificadoras podrían actuar nuevamente hacia el mes de diciembre, con una reducción”.

De ahí, dijo, es indispensable que se reactive la economía y se generen condiciones de certidumbre para impulsar la inversión.

El gasto público puede actuar ya como medida anticíclica para impulsar la demanda interna. Es decir, generar un subejercicio, sino realmente empezar a impulsa la demanda interna, sobre todo enfocándose en la inversión física que es lo que tiene un mayor efecto multiplicador sobre la economía y además también generar confianza para la inversión privada”.

Señaló que existen señales que pudieran aumentar la confianza, entre ellas invertir en proyectos que tengan viabilidad y no como la refinería de Dos Bocas, presentar un plan de Petróleos Mexicanos acorde con las necesidades y capacidades del país y por otro lado reanudar las asociaciones público privadas para el sector energético y retomar la construcción del aeropuerto de Texcoco.

Afirmó que los programas sociales no se han visto reflejados en el consumo, por lo que se deben implementar medidas que fomenten el desarrollo económico

< regresar