Si no ve correctamente este boletín por favor de click aquí.

     

La ignorancia de los aprendices

 
La Jornada

02 DE JULIO DE 2019

El jefe de la Unidad de Crédito Público de la SHCP, manifestó la semana pasada que analizan emitir en 2020 los llamados bonos “panda” para financiarse con yuanes, la moneda de China.

Es decir, el gobierno evalúa financiarse con bonos en moneda china. Al respecto hay que decir que el gobierno debe financiarse con su moneda, y con ella no tendría problemas de pago, pues el gobierno controla la moneda y se trabaja con tipo de cambio flexible. El gobierno no debe recurrir a endeudarse en divisas (en otras monedas que no emita), pues el país es deficitario. Importamos más de lo que exportamos y no generaramos capacidad de pago de la deuda externa. Ello nos ha llevado a caer en deuda para pagar deuda, así como a vender activos (empresas) para pagar pasivos, y a promover entrada de capitales, tanto a través de altas tasas de interés (que frenan la actividad económica), como ampliando la esfera de influencia al capital internacional en los sectores estratégicos de la economía y de ahí el creciente proceso de extranjerización de la economía.

Si se recurre a deuda externa para encarar el deficit de cuenta corriente, en dado caso debe endeudarse en una moneda en que el país tenga un superávit de comercio exterior para así asegurar el pago de la misma. A pesar que México tiene un superávit de comercio exterior con Estados Unidos de 150 mil millones de dólares (en 2018), y ello en principio le permite tener un excedente para cubrir el pago de la deuda externa en dólares, el problema es que la balanza de comercio total es deficitaria, pues los déficit que se tienen con China, con el resto de Asia y con Europa, son mayores que el superávit comercial que se tiene con Estados Unidos. El hecho que la SHCP esté pensando en financiarte con bonos en moneda china, es no considerar que con dicho país tenemos un déficit de comercio exterior arriba de 68 mil millones de dólares, lo que implica que México nunca podrá tener una ahorro en yuanes para pagar la deuda que contrate en dicha moneda, por lo que tendrá que recurrir permanentemente en deuda china para pagar dicha deuda, y/o promover entrada de inversión china tanto directa, como financiera, para el pago de esa deuda, por lo que continuaremos extranjerizando la economía, sin que ello se traduzca en crecimiento económico, ni en condiciones de pago.

Al continuar la SHCP con sus recortes presupuestales para reducir el déficit fiscal y el monto de la deuda, seguirá contrayendo la actividad económica, incrementando el desempleo, y los problemas de delincuencia y de migración. Tal política se contrapone a lo manifestado en la carta que el presidente Andrés Manuel López Obrador mandó a los miembros del G20, donde se resalta la necesidad de la “cooperación para el desarrollo para atender el fenómeno migratorio, lo cual es mucho más constructivo que cerrar fronteras o recurrir al uso de la fuerza”. El problema es que México, con la política de altas tasas de interés predominantes y con los recortes presupuestales, no está impulsando desarrollo económico alguno para crear empleo bien remunerado y bienestar en la población, tanto para frenar la migración de mexicanos, como la delincuencia que se ha incrementado. El problema migratorio y de violencia y delincuencia no se resuelve con cooperación entre países, sino con el cambio de la política económica que predomina en el país y a nivel mundial. Las políticas de libre movimiento de mercancías y capitales, como las de austeridad fiscal, son causantes del bajo crecimiento y del desempleo y deterioro del nivel de vida de la población. Para impulsar el desarrollo económico de México y Centro América, se requiere de incremento del gasto público a favor de lo productivo y del empleo, así como bajas tasas de interés, y regulación del movimiento de mercancías y capitales para evitar filtraciones de demanda hacia importaciones, como prácticas especulativas del capital financiero, y ello no pasa por los tomadores de decisiones, por lo que seguirémos recreándonos en el estancamiento, y con los problemas de desempleo, delincuencia y de migración. Estos problemas han llevado al gobierno de México a incrementar el presupuesto en fuerzas armadas y en guardia nacional, evidenciando que se recurre más a la fuerza que a impulsar el desarrollo económico.

< regresar