Si no ve correctamente este boletín por favor de click aquí.

     

Firmas exportadoras detonan auge de naves industriales norteñas

 
El Informador

07 DE MAYO DE 2019

Por primera vez en la historia, México es el mayor socio comercial de Estados Unidos para el bimestre enero-febrero de este año, por el valor de las exportaciones e importaciones entre ambas naciones, según datos del Departamento de Comercio de ese país, que reportó la caída de China al tercer sitio. 

La tensión comercial entre la Unión Americana y China ha sido tal que provocó que firmas internacionales exportadoras instalaran sus operaciones principalmente en naves industriales de Ciudad Juárez y Monterrey, para enviar sus productos a Estados Unidos para evitar aranceles bilaterales que limitan a China. Las firmas aprovechan la cercanía y los acuerdos comerciales entre México y vecino del norte, mismos que se fortalecerán con la firma del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). 

“Las rencillas entre los americanos y los chinos tuvo un beneficio para los mercados industriales inmobiliarios mexicanos del norte. La incertidumbre de esa guerra comercial y aranceles nos benefició como efecto secundario”, aseguró Andrés Sandoval, vicepresidente de la firma de corretaje CBRE. 

En el primer trimestre de 2019, 58 nuevos arrendamientos generaron una ocupación de 376 mil m2 en los espacios industriales del norte, que se concentraron en Ciudad Juárez y Monterrey, donde la renta de este segmento creció 88 y 7 por ciento en 2018, respectivamente, según datos de CBRE. 

El pasado 5 de marzo, la desarrolladora china Holley Group inauguró el Parque Industrial Hofusan en Nuevo León, que albergará principalmente a firmas del país de la porcelana, como la autopartera Hangzhou XZB, el operador de telecomunicaciones Futong Group y la productora de bombas de fuentes, transformadores e iluminación LED, Tech Skyish que ya operan ahí. 

La estadounidense de telecomunicaciones CommScope le arrendó un espacio a Fibra Macquarie en Ciudad Juárez para su expansión, mientras que su coterránea Heilind, dedicada a los electrónicos, demandó un área en la nave industrial de la desarrolladora Vesta en la misma entidad. 

“Las empresas estadounidenses dominan la inversión extranjera directa en manufactura y son las que han impulsado el mercado del norte, ya que absorbieron 23 espacios, son las que tienen mayor representación. Pero también hubo transacciones de empresas europeas y asiáticas”, detalló Sergio Mireles, socio fundador de la consultora Datoz. 

Además de las desarrolladoras de naves industriales antes mencionadas, Fibra Terrafina, Fibra Monterrey, Finsa, Axial Grupo y Simons Industrial, que tienen fuerte presencia en esas entidades, se favorecerán en la ocupación de sus propiedades, debido al impulso en la inversión extranjera manufacturera. 

Sandoval dijo que los desarrolladores ya reaccionan a esta demanda, pues en Juárez se construyen 200 mil m2 de naves industriales y en Monterrey se levantan 340 mil m2. 

Sin embargo, advirtió que la reducción de agentes en el cruce fronterizo puede afectar la economía en el corto plazo por los retrasos en la exportación de los productos. 

Víctor Lachica, CEO de Cushman & Wakefield, agregó que la recesión en Estados Unidos, principal socio comercial mexicano, prevista por economistas para final del año pegará en todo el país, pero más en el mercado del norte y el Bajío. 

Al Bajío le cuesta levantar 

La recuperación del mercado del Bajío inició lenta a diferencia de sus pares, en Ciudad Juárez y Monterrey. 

Esta región, que comprende Aguascalientes, Jalisco, Guanajuato, Michoacán y Querétaro, cerró en el primer trimestre de 2019 con una demanda neta de más de 61 mil m2 de espacios industriales, mientras que en el mismo lapso de 2018 superó los 200 mil m2. 

Estas cifras son consecuencia de la cautela de los inversionistas nacionales y extranjeros ante la incertidumbre, que aún no se ha disipado por completo, generada por la renegociación del ahora T-MEC y la baja en las ventas internas del sector automotriz, principal ocupante de este mercado. 

Sin embargo, Lachica refirió que aún con estas vicisitudes, el Bajío es un mercado sano y en la medida de que se ratifique el tratado tendrá un impulso en su demanda. 

< regresar