Si no ve correctamente este boletín por favor de click aquí.

     

México entra a negociar con EU el tomate…y viene el azúcar

 
Dinero en Imagen

11 DE FEBRERO DE 2019

Son los famosos Acuerdos de Suspensión. Se llaman así porque suspenden las medidas antidumping, es decir, son acuerdos que permiten exportar sin que te impongan impuestos. Gracias a este Acuerdo de Suspensión, el tomate mexicano desde el 2013 logró entrar al mercado estadunidense sin problemas, sin cuotas antidumping ni impuestos arancelarios.

Pero ahora, un nutrido grupo de 50 legisladores estadunidenses, encabezados por el conocido senador Marco Rubio, piden que los tomates mexicanos tengan impuestos. Incluso, el secretario de Comercio de EU, Wilbur Ross, ha accedido a la petición de los congresistas, y está contemplando medidas anti-dumping contra el tomate mexicano. Ya reactivó las investigaciones antidumping contra el tomate nacional, y claro que prepara los impuestos respectivos.

EL DEPTO DE COMERCIO NOTIFICÓ

La Secretaría de Economía, a cargo de Graciela Márquez, desde luego empezó a ver el tema, que recién explotó anteayer, 6 de febrero. Y se plantea una nueva negociación para llegar a otro Acuerdo de Suspensión con el gobierno estadunidense. Resulta que esta misma semana, el miércoles 6 de febrero de 2019, el Departamento de Comercio de EU sí notificó al gobierno mexicano la intención de retirarse del Acuerdo Bilateral de Suspensión de Tomate.

Dicho convenio ha estado en marcha desde 2013. Desde aquel año, ni México ni EU imponen cuotas arancelarias al comercio de este vegetal. Sin embargo, los productores estadunidenses se han quejado de haber perdido participación en su propio mercado. Alegan que el tomate mexicano ha escalado de un 32% a un 54% su participación en el mercado estadunidense, mientras que los estadunidenses (según sus cifras) habrían bajado de 65% a 40 por ciento.

MÉXICO POR NUEVO ACUERDO DE SUSPENSIÓN

Graciela Márquez y la subsecretaria de Comercio, Luz María de la Mora, están empujando para llegar a un nuevo acuerdo. Se trataría de un nuevo acuerdo de suspensión, y que en efecto, sustituiría al que ha estado vigente desde 2013. Claro que siempre existe el riesgo de no llegar a una buena negociación. De ser el caso, el acuerdo de suspensión actual se elimina, y duraría 90 días más a partir de este 6 de febrero de 2019. Hasta ahí. Después EU y México podrían imponer cuotas compensatorias.

SEGÚN EU, EL TOMATE MEXICANO AUMENTÓ 12.5% EXPORTACIONES

Es importante dar las cifras que trae el propio gobierno estadunidense, según las cuales el tomate mexicano ha ido ganando terreno en aquel país. Según el Departamento de Comercio de EU, en 2017 las exportaciones mexicanas de tomate que se vendieron en EU fueron del orden de mil 842 millones de dólares, y sí significaron un aumento de 12.5% más que en 2013, cuando se firmó el Acuerdo de Suspensión.

Recordemos que la cerveza es nuestro principal producto de exportación al vecino del norte. Después el aguate mexicano, que en aquel país ha logrado colocarse bajo la marca colectiva de Avocado from Mexico. Y en tercer lugar, desde luego está el tomate, donde los sinaloenses son los principales productores. México deberá entrar a negociar el nuevo Acuerdo de Suspensión, esperando lograrlo. Y recordemos que el tomate no es el único producto agropecuario dentro de este tipo de acuerdos. También está el azúcar, que se negociará en marzo próximo.

UNANIMIDAD EN BANCO DE MÉXICO

La Junta de Gobierno del Banco de México, encabezada por su gobernador, Alejandro Díaz de León, se estrenó con dos nuevos integrantes: Jonathan Heath y Gerardo Esquivel. Ambos economistas que tienen otra trayectoria profesional a la acostumbrada en el instituto central, es decir, no vienen de la escuela de Hacienda o Banxico, sino de análisis independientes y más acostumbrados al debate económico.

Lo positivo fue en la Junta de Gobierno de ayer en Banxico, la tasa de interés de referencia se mantuvo en 8.25%, por ¡unanimidad! Obviamente hubo discusión, pero todos caminaron hacia un mismo objetivo: buscar bajar la inflación, que a pesar de haber descendido a 4.37% anual en enero, todavía está lejos del objetivo buscado de 3% anual.

Eso sí, el panorama de riesgos se aminoró por la decisión de la Reserva Federal de no elevar tan rápido las tasas de interés, así como por el Presupuesto presentado por Hacienda (Carlos Urzúa) con finanzas sanas. Pero los riesgos siguen ahí, y a pesar de tener visos de desaceleración, la inflación no cede. Y la Junta de Gobierno de Banxico (Alejandro Díaz de León, Irene Espinosa, Javier Guzmán Calafell, Gerardo Esquivel y Jonathan Heath) deciden mantener la tasa en 8.25%. Se espera que más adelante podrían reducir esa tasa, pero, por lo pronto, su mensaje al mercado es claro: quieren bajar la inflación.


< regresar