Si no ve correctamente este boletín por favor de click aquí.

     

Banxico mantiene tasa en 8.25%, pero advierte de riesgos

 
El Heraldo

08 DE FEBRERO DE 2019

Tal como esperaba el consenso del mercado, el Banco de México mantuvo su tasa de interés de referencia en 8.25 por ciento, bajo un entorno de la desaceleración de la inflación, pero advirtió que persisten riesgos para la economía.

En su anuncio de política monetaria, el instituto central detalló que, desde la última decisión de política monetaria, los precios de los activos financieros en México mostraron un mejor desempeño.

El peso mexicano registró una apreciación y una disminución en su volatilidad. Adicionalmente, las primas de riesgo soberano y las tasas de interés de mediano y largo plazos se redujeron, revirtiendo en parte los incrementos que habían registrado en los últimos meses de 2018.

Detalló que entre los factores que contribuyeron al mejor desempeño de los mercados nacionales se encuentran la reducción en las tasas de interés en Estados Unidos y el debilitamiento del dólar, el paquete económico aprobado para 2019 y la aceptación de los inversionistas a la oferta de recompra de bonos del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México.

No obstante, ante los retos que enfrenta Pemex, la agencia calificadora Fitch anunció la reducción de su calificación crediticia, lo que implicará mayores costos de financiamiento para dicha empresa, agregó.

“El entorno actual sigue presentando importantes riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía”, alertó Banxico.

Pidió que, además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas.

Destacó que en el cuarto trimestre de 2018, la actividad económica en México se desaceleró respecto del tercer trimestre, suceso que podría continuar a inicios de 2019.

“Ello en respuesta a la desaceleración de la economía global, a cierta debilidad de la demanda interna y a factores de carácter transitorio que podrían afectar al crecimiento del primer trimestre del año”.

En cuanto a la inflación, refirió que de noviembre a enero, la inflación disminuyó de 4.72 a 4.37 por ciento, en parte por la baja en los energéticos.

Anticipó que las expectativas de inflación general para 2019 y 2020 mostraron un claro deterioro en diciembre y cierta mejoría en enero.

Para este año pasaron de 3.71 por ciento en octubre a 3.89 por ciento en diciembre, para luego descender a 3.80 por ciento.

Sin embargo, las expectativas de inflación general para el mediano y largo plazos siguen ubicándose por encima de la meta permanente de 3 por ciento, en niveles alrededor de 3.50 por ciento.

Ante este escenario, “la Junta mantendrá una postura monetaria prudente y dará un seguimiento especial, en el entorno de incertidumbre prevaleciente, al traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, a la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, en un contexto externo en el que persisten riesgos, así como a la evolución de las condiciones de holgura en la economía”.

< regresar