Si no ve correctamente este boletín por favor de click aquí.

     

Brasil se rezaga en el comercio

 
El Heraldo

MARTES 04 DE DICIEMBRE DE 2018 DE 2018

Es ampliamente conocido que Brasil es uno de los países más difíciles del mundo cuando se trata de trasladar bienes y servicios a sus fronteras.

André Silva da Cruz, gerente de Acuerdos de Libre Comercio en Thomson Reuters, considera que “Brasil no sólo tiene algunas de las tasas de derechos más altas del mundo, sino que también tiene algunos de los requisitos de documentación más estrictos, por ejemplo, las facturas comerciales deben firmarse con tinta azul”.

Además, ese país depende de las carreteras, ya que carecen de ferrocarriles, lo que provoca un sinfín de cuellos de botella cuando se trata de transportar mercancías.

En el Índice de Libertad Económica del Patrimonio, Brasil ocupa el puesto 153 entre 180 países. Se podría decir que el aislamiento comercial brasileño comenzó en 1990 y, durante casi 30 años, la política exterior se ha basado en la premisa de que la importación es perjudicial para la economía. Estas creencias han impedido que negocie en algunos de los acuerdos más grandes.

André Silva da Cruz explicó que este posicionamiento ha dejado a Brasil por detrás de algunos de sus países vecinos en lo que respecta a la integración internacional. Las exportaciones brasileñasen virtud de acuerdos comerciales sólo alcanzan 8 por ciento de los consumidores del mundo, en comparación con 57 por ciento para México, 74 por ciento para Perú y 83 por ciento para Chile.

“Teniendo en cuenta esos antecedentes, será interesante ver lo que el presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro aportará a las políticas comerciales”, comentó.

< regresar